Hablarte para quererte

No soporto bien tu ausencia ni esta incertidumbre disfrazada de silencio,
ni estos silencios dibujados en el agua estancada.
No me llevo bien con la frialdad que me producen los miedos,
el tuyo y el mío.
Creo que no voy a poder con la desesperanza,
que se retroalimenta y engorda
y ocupa todo el espacio
y no puedo respirar.
No puedo con ella.
Se hace larga la espera y la desolación acude a barrer para casa.

Pero sí, tengo mi forma de ser, que ahora te contiene,
mi perímetro es un abrazo entre tu y yo.
Mis adentros...
mis adentros se hacen panal de miel,
dentro toda la dulzura y toda nuestra verdad.

Y tengo también la mirada en el futuro
y una cierta manía tonta de pensar en optimismo,
en colores.
Y está bien, si uno de esos colores son tus ojos.
Y como siempre me digo y te digo, tengo todo un patrimonio millonario
en sonrisas.

Sacas lo mejor de mi,
sonrisa a sonrisa,
de llanto en llanto,
tu mirada trae la luz y la alegría,
ha entrado tu luz en rincones arrinconados,
y yo los estoy decorando con quimeras a las que voy poniendo nombre,
y también ven la luz y se visten de color
y van tomando forma.

Me tiras de la lengua
y esa es ahora mi manera de vivir,
mi hogar.
Vuelvo los ojos hacia dentro para vivir tu compañía,
muy dentro.
Así vivo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s