Él solo, poderoso

Sí, tantas veces que el dolor no se soporta a sí mismo,
se apodera de todo y luego no sabe qué hacer
él solo, poderoso.
Busco una marea de imágenes
para ponerla en palabras, en mis palabras.
Viajo a las aldeas invisibles que dibujo acogedoras
y me quedo a vivir allí, sin pensar.
Y sin ti. Si me dueles, sin ti también.
Te has ido de viaje.

Luego hay que volver
y coger al gato por los bigotes,
mirar a la vida a la cara que está más cerca que la luna,
mirarme la parte del alma que te pertenece,
escudriñar,
buscar el corazón bajo toneladas de fantasías
y descubrir si se encuentra bien,
o se agobia,
o se divierte,
y dejarle hablar,
que hable siempre
y que escuche también
y que entienda dónde está él mismo
y donde estás tu.
Pero no sé si entiende o cree.
O crea.
Creo que crea.
Vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s